Seminario 2017

El cine en el campo expandido
MUAC-Campus Expandido (Museo Universitario de Arte Contemporáneo)

Imparte: Seminario Universitario de Análisis Cinematográfico (IIE-UNAM)

Fechas: 1 de febrero – 7 de junio, 2017
Horario: Miércoles, 16:00 – 19:00 hrs.
Lugar: Sala de conferencias, MUAC

Presentación
El cine en el campo expandido será el tema de investigación principal del Seminario Universitario de Análisis Cinematográfico durante este año. Desde diferentes posiciones, numerosos autores — filósofos, historiadores, teóricos, curadores, cineastas— han tratado de referirse a este fenómeno: desde el “cine de exposición” de Jean-Christophe Rouyoux al “otro cine” de Raymond Bellour y Jacques Rancière; del “cine extrañado” de Erika Balsom al más sencillo “cine de artistas” de Maeve Connolly. El giro cinemático en las artes aparece, pues, como un fenómeno fundamental para entender las mutaciones, fracturas y reconsideraciones contemporáneas acerca de qué es, o “dónde es” para hacernos la pregunta propuesta por Francesco Casetti, el cine en la actualidad.

Una serie de ejes definirán el trabajo de investigación a realizar en el marco del Seminario: en primer lugar, el campo expandido de lo cinemático ha provocado una vuelta a las teorías clásicas del cine y su pregunta ontológica bajo nuevas coordenadas, marcadas por la obsolescencia del celuloide y la consolidación de las tecnologías digitales, por el juego entre viejos y nuevos medios, pero también, y en consecuencia, por la historicidad de sus formas y su relación con lo real. En segundo lugar, la incorporación del cine a los espacios tradicionales del arte ha propiciado también la disolución de sus fronteras con otras disciplinas artísticas (fotografía, instalación, performance, etc.), un movimiento que caracteriza lo que algunos autores han llamado condición post-media de las artes, y que obliga a entender la supuesta especificidad medial del cine desde nuevos ángulos.

Uno de estos ángulos, que ocupa un lugar central en el trabajo de artistas, cineastas y teóricos, es la relación entre cine y espacio público. Como señaló Anthony MacCall, “el filme es un medio, pero el cine es una institución social”. Este tercer eje de investigación será, por tanto, el que atañe a las culturas fílmicas como formas de sociabilidad, y a su íntima relación con sus arquitecturas de proyección y exhibición. Las transformaciones de estos espacios configuran nuevos modos de recepción, cuyo estudio será el cuarto de los ejes de esta investigación: de qué maneras la relación entre cine y espectador cambia y se articula en el contexto de la galería y la sala de museo. Una pregunta que implica directamente, y en último lugar, la recuperación de la discusión en torno al cine entendido como dispositivo, esto es, a las diferentes maneras en las que el cine establece una serie de relaciones entre tecnología, formas fílmicas y arquitecturas que definen espacios de subjetivación y, por tanto, deben ser leídas y entendidas políticamente.

Estos cinco ejes de investigación implican también la necesidad de un cuestionamiento de la propia tarea investigadora en el campo de los estudios cinematográficos, y esto en al menos dos sentidos: por un lado, el cine en el campo expandido obliga a una reconsideración —a una, quizá, reconstrucción— del cine como objeto de estudio histórico, que trace nuevas genealogías, recupere episodios invisibilizados, y ponga en relación prácticas visuales tradicionalmente aisladas entre sí (como, por ejemplo, las tradiciones del videoarte y del cine clásico narrativo). Como señala Thomas Elsaesser, “el cine siempre existió también en lo que podríamos llamar “campo expandido” […], en el sentido de que siempre existieron usos muy distintos del cinematógrafo y de la imagen movimiento […] por completo diferentes a los de la industria del espectáculo. Lo nuevo […] es que ahora queremos ofrecer a estos usos el estatus de una Historia del cine paralela, o en paralaje”. La reconstrucción del cine como objeto de estudio significa, por tanto, la reconstrucción de su(s) historia(s), y la atención crítica hacia los modos en los que el cine propone sus propios modelos de temporalidad. En segundo lugar, la incorporación del cine al espacio del arte hace necesaria una aproximación interdisciplinaria, que tenga en cuenta tanto la tradición de los estudios cinematográficos como los debates y teorías propios del arte contemporáneo; debates que en los últimos tiempos se han entrecruzado con los de otras disciplinas como la filosofía, la arquitectura, la sociología o la antropología. En definitiva, la expansión del campo del cine corre en paralelo a la necesaria expansión de los enfoques disciplinares que traten de dar cuenta de ella.

Sesiones
Bilbiografía recomendada
Programa (pdf)